Omeno (II): El analisis


Sin duda, este software no para de sorprenderme, y de manera muy grata, aunque sigue quedando un regusto bastante amargo. Aún en fase beta cerrada, con el acceso limitado a invitación por parte de los creadores de dicho software. La instalación se puede realizar de dos maneras:

  • Instalador online: Muy practico, solo 90 Kb mas o menos de peso. Coje de internet lo que necesita y te lo instala. Opción recomendada.
  • Completo: Instalador offline de toda la vida. Tiene un peso de 4 Mb.

En la última versión, 0.17, el instalador te da las opciones de instalar la unidad virtual, lo que hace que nos aparezca una unidad O en nuestro windows que puede usarse como si fuera un disco duro para mover contendio, o no, y alguna mas como si queremos icono, etc…
Esto es de agradecer, por que mucho no usamos la unidad y solo nos movemos con el magnifico interfaz web.

Tras esto, podremos configurar el programa, indicando donde queremos que nos guarde los ficheros y el tamaño que compartiremos en nuestro ordenador para el resto de la red. Según parece, al principio el fichero se queda en tu ordenador para luego ir pasando de nodo a nodo, de pc a pc, y así ir distribuyendose poco a poco. Existen bastante quejas sobre este tema, ya que Omemo no suele respetar el tamaño indicado y suele pasarse varios «gigillas» de mas, en mi caso ya lleva un giga de mas. Poca cosa 😛

En cuanto al interfaz web, realmente lo que hace Omemo es instalar un mini-servidor web que nos permite conectarnos a nuestro propio ordenador por el puerto 11300. El interfaz web, resulta increible y muy comodo, con un estilo al explorador de windows que facilita mucho su uso, y que funciona relativamente bien, con ciertos problemas a veces a la hora de encontrar todo el contenido de la carpeta. Todo en un estilo web 2.0 muy actual. Este interfaz web, incorpora un buscador, que esta dando bastantes problemas al resto de los beta-tester aunque a mi me funciona bastante bien. Tambien cabe destacar en ese interfaz web, del que sigo maravillado, un sistema de «tag» que nos permite marcar un archivo con varios niveles de «indeseabilidad», como puede ser ofensivo, con copyright (esto me ha hecho gracia), etc…

Se me olvidaba comentar que han mejorado mucho el icono que hay en la barra de estado cuando arranca Omemo. Ahora realmente te informa de como esta el programa: conectado, en vias de hacerlo, con un error, etc…

En cuanto al sistema de subir y bajar ficheros, pues es simple. Cuando estemos en una carpeta del navegador, siempre tendremos la opción de subir o bajar ficheros. Al hacerlo se abrirá una ventana aparte donde nos informa de como va la descarga o subida, aunque muy confusamente, ya que aun no se sabe muy bien que significan los colores que dibuja.

Una nota curiosa, es que el programa tiene su motor desarrollado en Visual Basic 6. Lo digo, porque este lenguaje tiene bastantes limitaciones, y sobre todo una lentitud asqueante. Es como un 80% mas lento que un C++ o un lenguaje sin maquina virtual. Es un misterio su elección como lenguaje. Para dar un ejemplo, llevo un tiempo dandome cuenta que no se pueden subir ficheros muy grandes a Omemo, tras mirar el codigo, creo que podria ser un problema de lentitud del VB al intentar leer todo el fichero, generar la informacion y mandarlo… aunque tampoco lo he mirado muy a fondo.

Sin duda promete y espero ir informando de la evolución, prometedora, del proyecto.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *