Recreativas de mi niñez (II): Nintendo PlayChoice-10

Que Nintendo marcó a toda una generación, no es ningún misterio, pero contar la historia de Nintendo, como empresa, suele sorprendernos con una cantidad de historias sobre culebrones internos e intentos de fabricación de cacharros varios que se quedaron en nada, o que triunfaron. Y no soy el más indicado (ni documentado) para hablar del tema, pero os puedo recomendar que busquéis por Internet la historia de la gran N (os recomiendo I, II y III aunque no son las únicas fuentes).

PlayChoice-10-Deluxe-EU

PlayChoice-10 (Deluxe versión Europea)

Recordando hoy, algunos de esto cacharros de la gran N que pude disfrutar en mi niñez, me ha venido a la mente un recuerdo de otro de estos chismes que salió de la fabrica de Kioto, que me ha parecido muy curioso: una recreativa de Nintendo que en vez de darte «vidas» para jugar te daba tiempo por cada moneda que introdujeras.

Esta máquina recreativa se llamaba «Nintendo PlayChoice-10«, que no era internamente más que unas Nintendo (míticas NES de sobremesa) con 10 juegos idénticos a los que podías en esos tiempos comprar para tu consola de sobremesa de la gran N. Bueno, no eran idénticos, ya que incluía «consejos», los cuales estaban en perfecto inglés por lo que no recuerdo mucho que ponían, los cuales se mostraban en una pantalla superior en la cual también se podían elegir los juegos para jugar, aunque esto lo explicaré más adelante.

Por «sólo» 25 pts, tenías 300 segundos para jugar a cualquier juego de la lista, es decir, 300 segundos para jugar a un Nintendo de sobremesa, ya fuera a dobles o en solitario. Tenía muchas curiosidades, como por ejemplo que en tu tiempo, podías cambiar de juego dando a un botón de «reset», volvías a la lista de juegos y podías continuar jugando.
Y se podía jugar a lo grande: tenías hasta una pistola «Zapper» como las consolas NES, por lo que podías jugar como en esta recreativa a juegos como el «Duck Hunt» que era lo más de lo más de la época, ya que como he dicho, esta recreativa no era más que una NES gigante.
Existían varios modelos de las cabinas, con uno o varios monitores, mi recuerdo se centra en la «gloriosa» cabina de dos pantallas grandes. En la pantalla superior, existía un menú donde se podía elegir el juego que querías, y cuando jugabas, te encontrabas en la pantalla superior los famosos «consejos» para el juego y el malvado contador de tiempo restante. Esta pantalla superior se controlaba con unos botones que estaban en una primera hilera más cercana al monitor, y en la segunda hilera estaban los de control de toda la vida. Cuando elegías un juego, la pantalla de abajo era una maldita NES, y jugabas hasta que el tiempo se consumía, pero sí el tiempo acababa la pantalla se ponía en negro y tenías un tiempo para volver a meter más pasta para continuar.

Todo un negocio, ya que el tiempo que te pasabas delante de la pantalla no dependía de tu destreza a los mandos, si no de un tiempo preestablecido. En mi barrio lo llamábamos timo. Pero tenía una parte muy buena, ya que permitía jugar a los juegos sin tener que comprarlos o tener que alquilarlos, y con los 300 segundos que te daban, podías ver rápidamente los 10 juegos que traia (que por cierto, si no recuerdo mal, no todas llevaban los mismos), por lo que fue uno de mis «tester» de juegos, antes de gastarme las 5000-8000 pelas de entonces.

¿No os enteráis?, normal… pero nada mejor que un vídeo para que veáis de que hablo.

Ah, y también me recuerda una cosa: que viejo me estoy volviendo.

Referencias a toda la información que he mirado para refrescar mi memoria:

Please follow and like us:

Mis 5 videojuegos, a los que me harté a echar monedas de 25 pts

Hoy en «Mundo Geek«, dejan un gran articulo sobre los 10 mejores juegos de MAME, y a mí me ha vuelto a la mente mis tiempo mozos, donde no paraba de pedirle a mi padre «cinco duros» para jugar a la maquinita de turno.

¿No os acordáis?. Si hombre, la época en que existían aun los recreativos que solían juntar un montón de recreativas (o maquinitas) donde nos juntábamos todos los chavales tras salir del colegio, para mirar como otros jugaban y en el mejor de los casos, echar una partidilla.

Voy a hacer memoria de los que más recuerdo, y que me hicieron perder más tiempo de mi vida, y lloros delante de mi padre, suplicando una moneda de 25 pelas.

TumblePop

TumplePOP

TumblePOP

TumblePOP aparece de la mano de Data East, en pleno furor de los recreativos. Con mejores gráficos que su «primo» Snow Bros, y con gran aceptación, sobre todo en el público femenino, a mí me enamoró. La verdad que no se que decir para explicar la mecánica de este juego, que trataba de aspirar fantasmas para luego soltarlos en una bola que limpiara el resto de los fantasmas de la pantalla. Lleno de secretos, powerups, vidas extras y demás, que solo aparecían cuando tu bola de fantasmas pasaba por el sitio adecuad. El juego a dobles era bastante entretenido y muy competitivo, ya que apenas se colaboraba.

El juego se centraba en hacer las cosas, bien y rápido. Si tardabas demasiado, un fantasma malvado que te mataba si no terminabas el nivel. Aparte tenía otra novedad y era que se podían juntar una serie de letras que aparecían por la pantalla, para formar la palabra «tumblepop» que nos mandaba a un nivel de bonus, donde tendrías que recoger (mejor dicho, aspirar) todo lo que pudieras en un tiempo muy ajustado.

Tenía algunas curiosidades como por ejemplo que salían cavernícolas que eran calcos del Joe&Mac (otro mito de los videojuegos). Este me le pase con solo una moneda, y realmente jugarlo a «dobles» era una gozada. También dicen (y por desgracia es verdad) que hubo una segunda parte, la cual no voy a nombrar, ya que su temática cambiaba de fantasmas a hacer dieta (y no es coña).

Golden Axe

Golden Axe

Golden Axe

Golden Axe es una recreativa que me marcó mucho, no tanto porqué fuera algo increible, si no por las horas que pasé jugando con mis amigos. Es un recuerdo curioso porqué la jugué a medias entre la casa de un amigo su flamante MegaDrive y a medias en los recreativos, ya que era casi idéntica en ambas plataformas. No recuerdo mucho de las pantallas, del estilo de juego, o de detalles, pero si de los buenos momentos que pase jugando a ella.

Pero, ¿que más podemos decir de esta joya de SEGA?. Pues que según rezaba era un juego del 1989, y nombrado el mejor juego de ese año. Casi nada.

Mi historia con esta recreativa es curisoa: Mis amigos y yo, encontramos una recreativa de 4 jugadores, con una pantalla gigante y con asientos (donde solo entraban 3 y uno se tenía que quedar de pie) en un recreativo muy lejos de nuestras casas, y aun así nos acercábamos religiosamente entre semana a echarnos unas partidas. Las partidas solían ser eternas, ya que nunca jugábamos una partida y al final teníamos cierto control sobre el juego, y con un solo crédito nos tirábamos un buen rato delante de la pantalla. Tenia partes muy divertidas como cuando tenías que recuperar las pociones que te robaban unos duendes entre pantalla y pantalla… ¡Que placer quedarte con las pociones de otros!. Aparte, gráficamente nos deslumbraba con las magias de los personajes, que eran muy vistosas para la época. Otra cosa que para mí era algo novedoso, era el poder montarte encima de ciertos «bichos» que nos permitían mas potencia, como los míticos peces, por los cuales nos peleábamos todos por cogerlos.

Tehkan World Cup

Tehkan World Cup

Tehkan World Cup

Dios, lo que me ha costado encontrar este juego. No recordaba el nombre, pero internet es sabio (gracias al blog «A Clockwork Orange«, donde hay un artículo completo sobre este juego).

Cabina del Tehkan Word Cup

Cabina del Tehkan Word Cup

Tehkan World Cup (o el juego de los cabezones en mi barrio), es viejo como el solo (1985) y lo tenían en el bar de enfrente a la casa de mis padres. Se solía jugar en recreativas donde la pantalla estaba en horizontal, incluyo una imagen de la recreativa, lo cual te hacía mirar hacia abajo para ver la pantalla, y aceptaba dos jugadores. que podrían encontrarse con una especie de trackball con el cual se controlaba al jugador y era bastante malo jugarlo así. Gracias a dios, en mi barrio, las bolitas se rompieron y las cambiaron por palancas como dios  manda. Era un juego increíble para la época donde lo que mas recuerdo era el sonido, así como las goleadas que se generaban con el bug del medio del campo, es decir, nada más sacar, te ibas a la derecha justo donde acababa el círculo central y tirabas, era gol seguro (ver 12 o mas goles era normal). Aparte, las luchas eran contra equipos con nombres tan descriptivos «RED» y «COM», y nunca supe que era «COM».

Como curiosidad de este juego, decir que fue desarrollado por Tehkan, una empresa que no suena de nada a nadie, salvo si os comento que se transformó en Tecmo, la cual desarrollo los míticos juegos de «Oliver y Benji» para consolas (al menos para NES existía) aunque sin licencia oficial (al menos en España yo tuve el cartucho y no aparecia ningún nombre de la serie) y con poco que ver con un juego de fútbol al uso, ya que eran algo parecido al rol.

Double Dragon

Double Dragon

Double Dragon

Double Dragon, ¿quién con mas de 25 años no ha jugado a esta recreativa?, o alguna de las mucha adaptaciones a consolas (la de NES me parecía penosa). Este juego del año 1987, fue desarrollado por Technos Japan pero todos lo recordamos por que aparecía Taito en la pantalla de presentación (otra de las grandes en la época de las recreativas). Es uno de los pocos juegos en los que creo que puedo tararear todas las melodías del juego de memoria.

Double Dragon - Con un Bubba en el suelo

Double Dragon - Con un Bubba en el suelo

De este juego tengo dos grandes recuerdos. Uno era el codazo, que se obtenia pulsando salto y puñetazo a la vez, el cual provocaba un golpe que nos permitia derribar a cualquier enemigo. Otro, los míticos «Bubba», que no eran mas que los enemigos gigantes y calvos que aparecían en el juego, y que solían ser los enemigos mas temibles.

En este juego, «de puñetazos», nos enfrentamos a hordas y horas de enemigos de todo tipo, con tus puños, o armas que les robabas a los enemigos. Pero tenias que tener cuidado con los saltos al vacio, que eran un gran enemigo, sobre todo porque existían varios que había que hacer al milímetro (donde tengo muchos recuerdos de niños que dejaban a otros mas avezados hacer el salto por ellos).

Como curiosidad, decir que hubo varias secuelas, la parte II, y III, que eran más de lo mismo, y luego una versión para SNES que nunca vi, y lo peor que se ha hecho en la historia, que fue el spinoff de Battletoads y Double Dragon que yo jugué en NES (existió… si, lo sentimos si has jugado).

Street Fighter II

Street Fighter II

Street Fighter II

¿Que os puedo contar de esta recreativa de Capcom del año 1991 que no se sepa ya?. Sólo mis recuerdos delante de esta joya y el reto que era jugarla. Aunque realmente la que más jugué fue aquella que tenia a los cuatro «boss» finales desbloqueado, donde mi elección era Bison, el cual era sencillamente imparable si sabias jugarlo bien.

Cientos de partidas, y muchos piques entre amigos. No llegué a ser un crack de esta recreativa pero sin duda se me dio bien patear a alguno en los salones, donde era el juego preferido para los retos de «quien pierda paga». Quizás la nota más negativa, era que si alguien echaba 25 pelas, te jodía tu partida perfecta para retarte a una lucha entre dos, que muchas veces podría no terminar siendo una victoria, y echarte de la recreativa. Otra cosa muy divertida, era elegir entre el lado bueno, o el malo. Simplemente pulsado un botón u otro, tu personaje cambia de color su ropa, y mucho llamábamos a eso, el «doble malo»… no había cambios en cuanto al personaje, pero era una chorrada más.

Please follow and like us: