Yoigo y su estúpido sistema de portabilidades

Un día (maldito sea), no hace mucho, tuve la ocurrencia de mirar mi factura del móvil, horrorizarme al ver el dineral que pago, y comparar mi tarifa actual con Orange, con la ofrecian otros operadores. Y aunque no estoy descontento con Orange (en general), me encontré que la diferencia de precios era tan abismal que incluso me sentí estafado. Curiosamente, ese mismo día, Yoigo lanzaba su fabulosa “tarifa del 2“. ¿Conjunción astral, Jesús mostrándome el camino?, yo pensé que estaba claro, esa tarifa era para mí. ¡¡¡Esto es lo que necesito!!!, y gritaba por casa, mientras mi mujer se llevaba a casa a mi hijo para que tenga una adolescencia feliz y sin traumas.
Recapacitando sobre mi uso del móvil, yo apenas llamo a nadie, utilizo bastante el 3G y quiero tener una factura mucho menor. Total, eche cuentas de minutos, llamadas y más chorradas de las crípticas facturas que nos envían los operadores, y me salía un ahorro de casi 10 euros por mes. Oye, con la que esta cayendo, bienvenidos sean.

Total, me voy a una tienda Yoigo después del trabajo, donde muy amablemente una señorita me indica que tengo que llevar una factura de mi anterior operador (ein?). Le digo que ya volveré y pienso (iluso de mí), lo hago por internet, me ahorro el papeleo y santas pascuas, no tengo que buscar facturas y recibos, ni leches.

Entro en la web de Yoigo. Mis pupilas se llenan de color, ofertas, móviles que no me van a dar, buen rollo, verdad verdadera, y mierdas varias. ¿Donde se inicia la portabilidad?, vamos al toro. Relleno todos mis datos, mi DNI, mi cuenta bancaria y llego feliz al último paso, pero… sorpresa: No soy aceptado como cliente de contrato, eso si como prepago tengo la puerta abierta.
¿Lo qué?, ¿tan feo soy?. Lo divertido es que te lo anuncian como si fuera un error del sistema, faltaría un “E-335AE” y un busca en Google, con mensajito que indica que no te pueden hacer la portabilidad, sin muchos detalles y te animan a llamar a su teléfono de atención al cliente. Y seamos sinceros, cuando me encontré esto, pensé en lo que pasa cuando llamas a un teléfono de atención al cliente, y preferí ver la tele a tirarme 2 horas colgado del teléfono.

Mientras veía la tele, busqué por Internet, si yo era el único que no era el elegido para pertenecer a la santa institución de Yoigo. Pues no. Somo muchos (otro, otro, y otro más… por dar unos ejemplos) , y es debido a una cosa llamada Scoring, que sirve para catalogar el riesgo como cliente que afronta la empresa por aceptarse, y que puede resumirse en un sistema automático (y obviamente propenso a fallar si esta mal hecho) donde me habían catalogado como no apto. ¿Porqué?… nadie lo sabe, quizás algún conjuro arcando, el ASNEF, o que no eres de fiar por alguna razón. Incluso los mismos de Yoigo parece que no tienen ni puta idea de nada, por lo que ponen en su Facebook.

¿Hace falta que os diga que soy solvente, sin ningún tipo de deuda, y con cuenta bancaria saneada?. Vale, pues ninguno de estos puntos son importantes para el Scoring.

Vale, empieza el reto. ¿Cómo se soluciona esto y por el mínimo esfuerzo?.
Mis primero pasos fueron encaminados a contactar el twitter de Yoigo (@somosyoigo) y contarle que tenía problemas con una portabilidad. Amablemente el “Social Media” que esta detrás de esta cuenta, me indico un correo donde remitir mi nº de teléfono y DNI, para “analizar mi caso”. Obviamente, no obtuve respuesta de ningún tipo, empezamos bien.
Mi segundo paso, fue el rastreo por las webs, donde puedes encontrar de todo, pero si añades a tu busqueda el término “scoring” las cosas cambia: gente echando pestes. Y como no, todos coincidían en ir a la tienda con papeles. Al parecer hay que hacer un re-análisis de tu situación llevando 2 facturas y sus correspondientes recibos y ya te dirán. Vale, genial.

Al día siguiente, haciendo un esfuerzo sobrehumano para contratar (ojo, quiero pagar, no recibir dinero), me afeito (bueno quizás no), me cambio la muda, me pongo mi mejor camiseta de los Ramones, y voy a la tienda con todo el papeleo. La misma chica me recibe con los brazos abiertos, intenta la portabilidad en su sistema, y me dice que no puede ser, que no soy suficientemente atractivo como cliente, y me enseña el mismo mensaje que ponen en la web que podemos usar todos. Bien, información y transparencia, sin razón aparente por la cual me rechazan. Le ofrezco como sacrificio las facturas, con sus correspondientes adeudos del banco, para que el dios Yoigo me permita entrar con ellos a formar parte de ese Nirvana que tiene que ser darles dinero todos los meses por un servicio. Me dice que en 24/48 horas tendré contestación. Le digo a la chica que para la hipoteca llevé menos cosas, ella me sonríe y me dice que “son así de gilipollas“.

Mi vida sigue, anodina como siempre. Y dos días después, recibo una llamada de otra chica que identifica como comercial de la tienda Yoigo, y empieza la fiesta:

Oyes, no nos vale lo que has traído, ya que en los adeudos no sale tu nombre, por lo que no eres titular de la cuenta. O nos traes eso o nada, es un adeudo con tu nombre o no puedes darte de alta en Yoigo.
– Hem… creo que hay un error. Si soy titular, de hecho cotitular con mi mujer y porque su apellido empieza por “A”, sale antes que mi apellido, y aparece como el cliente en el espacio reservado dentro del adeudo, ya que solo entra un nombre. Es lo que me da el banco. – Me oigo a mi mismo. ¿Porqué coño le estoy contando esto yo a esta tía?. Que comprueben ellos si es mi cuenta o no.
Oyes, que no me vale. Que me tienes que traer un adeudo de un recibo donde salga tu nombre. – Su voz suena como un robot.
– ¿¿¿Como???. Te repito, soy titular de la cuenta.
Si, que vale, pero trae el adeudo que salga tu nombre.
– A ver, te puedo acercar si quieres la cartilla para que veas que soy titular de la cuenta, pero no pretenderás que vaya al banco a que me hagan un recibo especial a lo que Yoigo quiere. Eso tendría que comprobarlo Yoigo, si soy o no titular de la cuenta que he puesto.
Bueno, si. Trae la cartilla, pero trae un adeudo con tu nombre… – En este momento, me cabreo. O eso, o tengo una enfermedad extraña que hace que se me inflen las gónadas. Para dejar claro el asunto, le digo muy despacio lo siguiente:
– Es decir, tengo que ir al banco, dejar de trabajar, pedir por favor que me haga un papel con mi nombre (que no se si serán capaces ya que su web no me permite hacer eso), mandarlo otra vez a Yoigo, para que si les apetece, ¿me acepten en su secta?
Si.
– Vale déjalo… ya no quiero ni portabilidad ni ostias.

Enfadado me voy a tomar un café, se lo cuento a los compañeros de trabajo (que son Yoigo) y se parten el pecho de mi situación. Genial, a la mierda. Recapacito. ¿Pero que mierdas estoy haciendo?, soy solvente, no tengo deudas (salvo una hipoteca como todo hijo de vecino), y gano suficiente dinero para considerarme capaz de pagar el recibo. ¿Porqué me estoy mareando?.

Me doy media vuelta, abro un navegador en el PC, voy a la web de PepePhone. En menos de 2 minutos, sin pedirme nada, soy de PepePhone, con una tarifa muy parecida a la de Yoigo.

Resumen: Vete a la mierda Yoigo. Si no quieres clientes, no ofrezcas dar de alta nuevos clientes. ¡Hola PepePhone!.

Please follow and like us:

¿Y si tengo un Android, me afecta el escándalo del “Carrier IQ”?

Siempre, algunos locos, hemos visto internet como algo bueno, pero que entraña un gran peligro. Un gran peligro para tu intimidad, entre otras cosas, y con noticias como la siguiente, hace que me reafirme en dicho supuesto.

Saltó la liebre esta semana cuando TrevE, desarrollador Android que se mueve por los foros de XDA-Developers (muy buenos foros por otra parte si te gusta trastear con tu móvil), nos descubrió que existía un software instalado por defecto en nuestros terminales que capturaba cualquier cosa que hiciéramos sobre el terminal, y cuando digo cualquier cosa, es cualquier cosa.
Y SI, es lo que piensas, cuando escribes su password supersecreto de la muerte, “Carrier IQ” lo esta apuntando. Cuando visitas esa web de la que tanto te avergüenzas también queda registrado. Aparte, afecta a muchos otros terminales, como los Nokia, iPhone, Blackberry, etc…

¿Y qué es “Carrier IQ“?. Pues una empresa de… sorpresa… minería de datos (o algo así). Con toda la información que recopila, la organiza y la vende para obtener un beneficio.

Y tu te preguntaras: ¿Me venden un teléfono que encima me espía?. Buena pregunta, hazla a tu fabricante o mejor quéjate porque tienes razones para quejarte de dicho atropello a la intimidad. Y lo mejor de todo, nuestro héroe, TrevE ha recibido por parte de Carrier IQ cartas para queje de publicar “información” sobre lo que esta ocurriendo o se verá con sus abogados. Ahí lo llevas.

Yo, preocupado como usuario de Android, busqué información sobre como afectaba a los que no teníamos la ROM oficial del terminal si no otra que hemos metido después “cocinada”. Lo que encontré se puede puede resumir en lo siguiente:

  • Si tienes una ROM original, puede que lo tengas. Mejor dicho, si tiene una ROM con “HTC Sense”, o “TouchWiz”, o similares, seguro que tienes este fastidioso rootkit.
  • Si tienes otras ROM “cocinadas”, no creo. Si buscas por los foros, verás que muchos “cocineros” ya confirman tener sus ROMs libres de todo bichillo. Como por ejemplo la famosa CyanogenMOD.
Edición 2/12/11: Parece que TrevE ha sacado una app para Android que nos permite saber si tenemos el Carrier IQ instalado, y pagando 1 dolar poder eliminarlo del sistema.
Please follow and like us:

Orange: Más triste es robar que que pedir una portabilidad (III)

Desgraciadamente, tiene que haber una tercera parte de este culebrón.

Aún no tengo mi Hero, y lo peor es llamar al 2670, para preguntar, y que me cuenten la parábola del “Jueves”… ¿no la conoces?, ahora te la cuento:

… ias, dígame el número de teléfono sobre el que quiere hacer la consulta – La primera parte de lo que dicen jamás se escucha. Si no, hacer la prueba.
Si buenas, mi numero es XXX XX XX XX. Tengo encargada una Hero que… – Me corta.
Ahora mismo lo consulto. No cuelgue. – Musiquita… musiquita… La verdad que al final me gusta y todo- ¿Señor?, le confirmo que tenemos constancia de su pedido y que no hay stock, y en cuanto se reponga le enviaran su terminal.
Vale, ¿pero cuando más o menos?
Cuando haya stock… – Gracias por hacerme sentir gilipollas.
¿Y cuando habrá stock?. – Pregunta lógica y que me hace sentir todavía más gilipollas.
Hummm… este jueves puede ser que se le haga el envió, ya que entran esta semana.
Ya… este jueves… como hace 2 semanas, como la semana pasada… vale, perfecto. – Otra puta excusa… yupiiiii.
¿Desea algo más señor?
No hombre, no… Hasta luego.

Miro el teléfono. Dos veces ya me han contado lo del “Jueves” mágico que siempre llegan los móviles. ¿Pero cuantos reciben…?, ¿uno?. Bueno, vuelvo a pensar con cabeza, me apetece mucho ese móvil, pero tengo una ganas tremendas de llamar para cancelar todo e irme a Vodafone o cualquier otra, solo por el cabreo. Bueno, a la tercera va la vencida.

Please follow and like us:

Orange: Más triste es robar que que pedir una portabilidad (II)

Sabía que iba a ver segunda parte de mi amago de portabilidad. Lo sabía, y me lo temía.

Tras pedir la cancelación de la portabilidad desde Orange a Vodafone, sólo (al menos eso creo) quedaba el trámite de recibir un mensaje SMS en mi móvil confirmando que la cancelación se había hecho efectiva. En teoría y según me confirman en el 2670 es instantáneo… y me quedo tan tranquilo, esperando con cara de tonto que me suene el móvil con un SMS que me confirme que sigo siendo de la gran naranja, encadenado otros 18 meses.

Obviamente, y como era de esperar viendo como funcionan TODAS las empresas de telefonía móvil, ese mensaje SMS no me ha llegado en 24 horas, ni mucho menos, y la persona que me atendió me recomendo usar el teléfono 2670 para comprobar como iba todo si no recibía el mensaje de confirmación.

¿Esperar que todo fuera sobre ruedas era una quimera? o mejor, esperar que cumplan lo que pone en su web… Si, lo era.

Sobre las 11 de la mañana, llamada para ver como va todo, ya iban como 25 horas desde que firmé la portabilidad.

Tras menos de 1 segundo de espera (increible) suena un fuerte “click”:
– (Ruido infernal de estática) … ias. Dígame el numero que quiere hacer la consulta. – Este es primo de Maradona.
Hola, pues del XXXX… (Ruido infernal de estática de nuevo)… – Me quedo esperando su respuesta.
¿Me diseee … (estática) … número? – Coño, no me ha oido.
Perdone no le entiendo. – Mierda de conexiones de voz IP al otro lado del charco – Hay mucho ruido en la línea.
¿Me … (estática)… jor?
No lo siento. Cuelgo y llamo de nuevo.– Click, no quiero perder el tiempo y vete tu a saber si al final el tio la manga porque me entienda mal, al final termino con dos lineas más y me migra una a Yoigo.

Acto seguido y sin esperar, hago una rellamada al 2670, opción 2 de nuevo. Con la esperanza de que me cojan el teléfono a la primera.

Musiquita… (2 minutos)… Musiquita… (4 minutos)… Musiquita… Se colgó – A la mierda.

Bueno ya llamo dentro de un rato, a ver si no tengo que esperar 5 minutos para que me cuelguen. Sobre las 11 largas vuelvo a llamar. Esta llamada es igual de penosa en sonido (la voz IP de nuevo), pero al menos le entiendo lo suficiente y el me oye, con lo que tras hablar con un tipo que iba directo al grano (te preguntan el número para la consulta sin decir ni hola), me confirma sin problemas que la cancelación ha llegado en menos de 30 segundos. ¿Y el SMS?, me dice que aveces no llega, que no me preocupe… Joder, ¿en que quedamos?.

Tras esta conversción me voy raudo y veloz a la web de Vodafone, y veo que mi pedido sigue vigente. ¿Se avecina una tercera parte?.

Please follow and like us:

Orange: Más triste es robar que que pedir una portabilidad

Orange

Se acabó mi pequeña odisea (espero), que la verdad al final no me ha salido nada mal. ¿Qué odisea?… sencillamente si os digo telefonía móvil, creo que ya lo comprendéis. Una portabilidad de Orange a Vodafone, con marcha atrás… que ha sido rara.

Tras 10 largos años de cliente con la teleco Orange (antes Amena), en la cual he mantenido mi número todo este tiempo, donde solo he pedido un móvil en toda mi historia (y porque me lo regalaban), y sin jamás dejar de pagar un recibo…  me viene una pedazo de factura, ya que durante un mes tuve que hacer un montón de llamadas. Me informo como hacer para bajar mi factura cambiando de tarifa, pero ninguna es atractiva para nada, y además me cobran 15 € por el cambio (pero serán…). Harto, dije: ¡Me voy de Orange!… y ya de paso me pillo un HTC Magic de Vodafone :), ya que coger la HTC Hero de Orange me suponía 200 euros largos y 18 meses de permanencia… por nada, pagaría lo mismo al final de mes.

El tema de portabilidades entre compañías es el truco más viejo del mundo para conseguir mejorar tu contrato con una operadora… quizás no para siempre, pero si temporalmente. Es la única manera en que una empresa te ofrezca algo que no sean pagar por cambiar, o ladrillos de hace 5 años. Pero hay que tener algo de cuidado y estar espabilado.

Ni corto ni perezoso, voy a la web de Vodafone, y en la tienda online hago una portabilidad. Mira, voy a pagar casi lo mismo, y con un teléfono más moderno que el te tengo (actualmente un Nokia E90 del cual no tengo queja… pero ya es viejito). Acto seguido, mensaje de Vodafone de que están en ello… Bueno, pues bien. Hacer la portabilidad desde la web de Vodafone es sencillo, aunque dicen que si realmente no te quieres cambiar de compañía, solo “amagar” para que te den un móvil o mejorar tu contrato, lo hagas a Simyo eligiendo solo una tarjeta SIM (ya que si te sale mal y terminas en Simyo no hay permanencia).

Ttodas las empresas tratan de hacerte una contra oferta cuando te largas a otra compañía, y sobre todo Orange suele hacer unas buenas ofertas. Me mentalizo para no aceptar lo primero que me ofrezcan. Si la oferta es buena (sobre todo con una rebaja de mi factura) me quedo en Orange, sino, puerta. Pasan dos días y Orange no llama. Me informo por los foros y veo que Orange suele ser un desastre con este tema de las llamadas para hacerte la contra oferta, que hay gente que esperó 2 semanas e incluso gente que no la llamaron. Me pongo en lo peor, si no me llaman, pues nada… me voy a Vodafone, el cual no me importa ya que realmente quiero irme (salvo una buena mejora por parte de Orange).

Me llaman 3 días desde que hice la portabilidad. Respiro profundamente, es mi momento.

Holasss… Buenos Días. – Es por la noche… mal empezamos, además mucho acento sudamericano – Soy Jennifer Verónica Velasques (o algo así), y le llamo de Orange… bla bla bla… ha sido seleccionado para una mejora en su contrato con un descuento del 20% durante 12 meses. ¿Le interesa? – Pues empezamos ofreciendo poco. Vamos a ver hasta donde llego.
Hombre, sinceramente, estoy en una portabilidad a otra empresa, y me ofrecen mejores condiciones – Me pongo triste, como si me jodiera irme de Orange.
Muy bien, pues le marco que quiere continuar con la portabilidad. Adiós. – ¿Comor?…

Pero que coño ha pasado, mi mente estaba preparada para una contra oferta y me encuentro que me cuelgan. Genial, que les den por culo.

Pero a la mañana siguiente pasa algo extraño. Voy en el metro, llamada de número oculto. A ver si es Vodafone.

Si. – Con voz de muerto viviente a las 9 de la mañana.
Hola, es usted Fulanito con línea XXXXXXXXX, y ha pedido una portabilidad a Vodafone. – Tiene acento extremeño y habla a toda ostia.
Eing… Si…
Bueno, pues llame al 2670 para que un compañero le atienda ya que tenemos una oferta para que se quede en Orange, ya mi ordenador no funciona y no se lo puedo hacer yo.
Eing… Si… – Click.

Ostia, ¿lo he soñado?. A las 2 horas llamo a Orange al numero 2670, opción 1.

Hola buenas… – Le cuento toda la historia.
Pues me consta que le llamamos ayer, no hoy… pero tengo una oferta para usted, ya que Orange quiere que se quede… – Y aquí me suelta un largo rollo, con una lucha titánica por conseguir más descuento en todo.

El chaval que me coge la llamada, era maño, muy majo, y tras explicarme todo muy bien, y respondiendo a cada una de mis preguntas (algunas se las hice 3 veces), me ofrece la Hero a 119€, me devuelve 30€ en próximas facturas (como descuentos a mi consumo),  y un 40% de descuento en mi factura durante un añito. Sopeso la oferta sobre la mesa. Un 40% de descuento es mucho, y ahorraré más de lo que pago extra por el terminal (que es mejor que la Magic que me ofrece Vodafone). Me hace grabar mi consentimiento, y me da una web donde anular la portabilidad (http://quedate.orange.es)… y a esperar mi Hero.

Esta historia no es la peor, ya que hay gente que ha perdido la línea en estos rollos, al portar se queda en tierra de nadie, nadie la puede reclamar, y al final se tiene que coger otra línea. Y se te ponen de corbata cuando tienes que hacer estas cosas…

Pero vamos… ¡Qué triste es hacer todo esto para que te den mejores condiciones!

PD: Ahora mismo, me ha llegado un SMS para que llame de nuevo al 2760 ya que no quieren que porte… ¿Pero esto qué es?. Me temo que vamos a tener segunda parte de este post.

Please follow and like us:

Ojo con los GPS de Nokia… si no tienes plan de datos

Nokia E90

Nokia E90

He tenido que invertir 2 horas en investigar porqué mi maldito (ya le estoy cogiendo manía) Nokia E90 se conectaba a internet cuando quería… Y gastaba unos pocos KBs para hacer algo que no estaba determinado, de hecho, se saltaba la restricción que puse en mi conexión a internet de tener que preguntar antes de conectarse.

La prueba, es que cada X tiempo, aparecía unas flechas debajo del 3G de la pantalla, y curiosamente cuando entraba en Nokia Maps o en algo del GPS.

Al parecer, el GPS de Nokia es muy interesante, ya que por defecto viene configurado para que use la red de datos para georeferenciarse mas rápido (el maldito “GPS Asistido” o A-GPS, y el “Basado en red”). Para evitarlo, hay que meterse en el móvil:

“GPS > Datos GPS > Opciones > Aj. Posicionamiento”

Solo marcar: “GPS integrado“. Y con eso, todo esta resulto.

Please follow and like us:

Nunca os fiéis de internet

Internet es un gran centro de información, pero sin duda, que las informaciones no están contrastadas en la mayoría de ellas y que son la mayoría un copiar y pegar es un hecho que solo con un par de búsquedas, te das cuenta.

En mi caso, por vaguería, me puse a mirar las configuraciones del MMS de Orange, solo por comprobar que mi nuevo móvil funcionaba correctamente… Pues tras buscar varios sitios web, me encuentro, como no, con un montón de información contradictoria. Así que ni corto ni perezoso, llamo a Orange, y me encuentro que muchas webs no tienen la información correcta. Os pongo un ejemplo de copiar y pegar sin comprobar  nada: esta web la configuración que propone no funciona ni a la de tres, ya que se equivoca al poner la pasarela y encima te configura el móvil para que pregunte la contraseña cada vez que mande un MMS.

Otras muchas, no tienen la información completa, otras en antigua, otros sencillamente dan la configuración WAP cuando te ponen que es la MMS.

Vamos, que llamar es muy duro para perezosos como yo, pero aveces no hay otro remedio.

Please follow and like us:

La Odisea de mi hermana y Nokia: 5 teléfonos N81 en 4 meses

Mi hermana odia Nokia, y no quiere volver a oír hablar de ellos. Simplemente porqué ha tenido 5 teléfonos N81, en 4 meses. ¿Cómo?, ahora lo explico.

Mi hermana se compró dicho teléfono en Vodafone, y al ser de “gama alta”, le valió unos 100 euros más o menos, tras canjear todos sus puntos. La verdad sea dicha, el teléfono tenía una pinta muy buena, era bastante para lo que mi hermana quería.

Pero todo no era tan bonito, tras alucinar con el teléfono, llenarlo de fotos, y estar muy contenta durante 3 meses, un día la pantalla se averió. ¡Pero que mala suerte!. No pasa nada esta en garantía, se acerca a la tienda Vodafone del barrio y le dicen que sin problema, pero que ellos lo mandan al SAT de Nokia. Pues vale, se manda al servicio técnico, con 2 o 3 semanas de espera. Vuelve otro (o el mismo) teléfono reparado, pero según lo sacan de la caja en la tienda para comprobar si funciona, el teclado deslizante no funcionaba.
¡Pero bueno!… De vuelta al servicio técnico, y al volver de él (con 2 semanas de espera, como no), la dicen que el teléfono es nuevo. Feliz como una perdiz, y ya en casa con su flamante teléfono, mi hermana se encuentra que no funciona el botón de la camara de fotos. ¡Ojala hubiera tenido una cámara para grabar su cara!.
Fiiiiesta… otra vez, de vuelta al ciclo infinito, a la tienda, otra vez al servicio técnico, otra vez a esperar, y de nuevo un teléfono (o en su jerga SWAP nuevo o no sé que). Mi hermana se maravilla cuando el primer dia no hay problema con el teléfono, pero la ilusión se jodió 2 días después, tras recibir un mensaje, el móvil se decidió apagarse y nunca mas volvió a la vida.
Mi hermana, que ya es conocida en la tienda Vodafone (y no es coña, cada vez que entra ya no saben que contarla), vuelve a ir con su terminal muerto, de nuevo, la secuencia de hechos estándar: mandar a servicio técnico, esperar, y recibir SWAP nuevo… y feliz, se viene de vacaciones conmigo y mi familia, 4 días después de recibirlo… el móvil tras ponerlo en silencio por la noche, esta mañana, el teclado no responde.

Mi respuesta. – ¡Juuuuuuuuuuuuuazzzzz…..!

Al final, no sabemos si son unos incompetentes en el SAT de Nokia, si el terminal es una mierda (que parece que si lo es, pobre Nokia, para lo que ha quedado), o si al final habrá un sexto teléfono. Solo sabemos, que en unas 2 semanas, tendremos otro Nokia N81 de vuelta, y mi hermana lo mirará con miedo… ¿Cuándo se joderá el puto móvil este?

Please follow and like us: